sábado, 12 de mayo de 2012




Nunca hay que llorar porque terminó, sino sonreír porque sucedió y porque siempre tienes que acordarte que fuiste parte de su vida, y que el alguna ves te amo, o por lo menos eso era lo que te decía . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario